Escribir mal, ¿un mal menor?

Green Chameleon – @craftedbygc

Nadie dijo que escribir un libro fuera fácil, y mucho menos aún hacerlo bien.

Todo el mundo sabe escribir, pero no todos saben narrar historias de forma atrayente para el lector. Tampoco todos los escritores saben escribir correctamente, es decir, siguiendo las normas de corrección fijadas por la Real Academia de la Lengua Española, ni todos tienen un estilo tan cuidado ni pulido como desearían.

Sin embargo, no escribir de forma tan correcta como nos gustaría a todos los que nos dedicamos a esto de dar forma a las letras, por suerte, es un mal menor. Afortunadamente, existe la maravillosa figura de los  correctores y  de los especialistas en edición, que pueden ayudar al escritor a pulir su texto y a obtener la mejor versión posible de lo que ha escrito.

No obstante, muchos escritores noveles, a menudo, en un erróneo exceso de autoconfianza, consideran que sus textos son perfectos y que no necesitan que nadie se los corrija. Pero la experiencia nos ha demostrado que en la mayoría de casos, muchos de estos confiados escritores acaban fracasando con su novela. Por suerte, también en la mayoría de casos, estos escritores cuando escriben sus segundas novelas suelen recurrir, sin dudarlo, a los servicios de un corrector ortotipográfico y de estilo.

Consideramos sumamente importante que cuando un escritor finaliza su obra y está dispuesto a enviarla a una editorial o a autopublicarse, debe poner su libro en manos de correctores y editores profesionales. De este modo dará a su obra un acabado profesional, y conseguirá la mejor versión de su texto. Esto hará que los futuros lectores de su libro lo acojan de una manera mucho más  receptiva. ¿Quién no ha abandonado una novela apabullado por el montón de faltas de ortografía que ha encontrado en las primeras páginas que ha intentado leer?

Confía en el criterio de los profesionales y pon tu obra en sus manos. Si no sabes dónde encontrar correctores y editores profesionales y de confianza contacta con nosotros.

Ya sabes, tú escribe, Proyecto Letra se encarga del resto.